sábado, 5 de abril de 2014

Historia de una Amistad


                                    Dora y Felisa

       
Dora y Felisa

pequeño marco con una de las fotos

Dora

su gesto habitual

Historia de una amistad






   


                                                La amistad,,,codiciado y bello tesoro.
               Intangible pero presente.

               Fiel a casi todos sus orígenes en esta historia la amistad comienza en la adolescencia, cuando aún conservamos casi intacta la inocencia y la espontaneidad de la infancia, y la mezclamos con la efervescencia de nuestras primeras y explosivas hormonas adolescentes.

En esa época en que la rebeldía es nuestro traje de calle, y la alegría nuestro calzado, nace esta historia , hace más de 40 años.

               Mis protagonistas:
 Dora alegre y pizpireta, defensora de causas perdidas e implacable con las injusticias,
 Felisa, dulce y tierna, tímida y risueña.

 Entre las dos forman un equipo perfecto y nace una amistad inquebrantable en unos años difíciles, en el que todo estaba mal.

Cursan sus estudios en un colegio de monjas.

 Ajenas a lo demás viven su amistad intensamente y la vida que da unas vueltas inmensas las separa, poniendo tierra de por medio, y perdiéndose la pista durante cuarenta años, en los que se han buscado incansables, sobre todo Dora.

Felisa queda muy tocada, pues su timidez, la retrotrae a su mundo interior, y con menos fuerza que Dora, aparta de su mente montones de recuerdos que quedan adormecidos, pero latentes.

Con las nuevas tecnologías Dora incansable en su empeño de reencontrarse con Felisa, la busca en redes sociales hasta que !!!Por fin la encuentra!!!.

Una llamada el día 13 de febrero de Dora a Felisa... y se produce el milagro.
Felisa no puede creerlo Dora está al teléfono.
 Esos 40 años quedan en nada. Millones de recuerdos, de vivencias, anécdotas...todo esta intacto. La emoción es visible en Felisa que no puede contener sus lagrimas, cuando se habla del tema.

Hoy día 5 de Abril, Felisa le devolverá la sorpresa, y se dirige a ese reencuentro junto a su marido, a conocer a la familia de Dora, a pasar juntas este fin de semana y a darse ese abrazo, en el que me fundo.

Lo que ha costado que Dora no supiera nada, pues Felisa no se podía callar,
pero lo ha conseguido


Aquí es donde entra Bloggymari.

Yo he tenido el honor y el placer de conocer esta bella historia, de conocer a Felisa de la que me he hecho muy amiga , de que ella confiara en mi, para contarme su historia y querer que nosotros hiciéramos que ese recuerdo tomase forma y ponerlo en pie, en forma de fofuhas.

 Esas fotos que les requisaron, en aquel tiempo, por que la amistad estaba mal vista ,las hemos recuperado y poniéndolas en tres dimensiones, las hemos dotado de libertad.

Hoy las que ya son sin duda, dos de mis grandes amigas se verán después de 40 años.

!!!Dios mio lo que daría por estar con vosotras!!!!como me alegro de que Felisa y Dora se vuelvan a encontrar!!!
Os quiero chicas, vuestra historia me reafirma en lo que siempre he creído, que la amistad cuando es de verdad, no entiende de espacio , ni de tiempo.



                     !!!! Enhorabuena !!!!!Feliz reencuentro!!!Que paséis un gran, e inolvidable fin de semana ¡¡¡¡